lunes, 2 de diciembre de 2019

Big Data, revolucionando las gestiones turísticas

La era digital se ha adueñado de todas las esferas de la sociedad, por la facilidad que implica la aplicación de la tecnología en la realización de la mayoría de las tareas de la vida diaria de las personas.

Y la esfera turística no es la excepción de la regla, pues sus gestiones se han beneficiado muchísimo con la agilidad y la organización que aporta la aplicación de los avances digitales.

Debemos destacar que el turismo es un sector de gran importancia en el mundo entero, y específicamente en España, ha llegado a alcanzar cifras de hasta el 10% del PIB, por lo que se le da actualmente gran impulso a la aplicación de las últimas tendencias tecnológicas.

Los avances digitales pueden traer consigo claras ventajas competitivas para la mejora de los productos y servicios ofrecidos, y ejemplo de ello es la utilización del conocido Big Data, que está constituido por conjuntos de datos de elevado tamaño y que se obtienen a gran velocidad.

A partir de este cúmulo de datos, se puede obtener información de valor que facilita la toma de decisiones predictivas, lo cual genera un impacto positivo en los resultados de la empresa.

El hecho es que mediante el análisis que facilita el Big Data, se pueden poner en marcha acciones adaptadas a las necesidades reales del público objetivo.

Y con la obtención de esos datos fiables, una empresa puede dirigirse al tipo de mercado que realmente le interesa y responder ágilmente a las necesidades de ese público objetivo.

En la actualidad, estudios realizados en compañías turísticas europeas han demostrado que incorporación de la tecnología en la gestión del destino es sumamente factible, pues da la posibilidad de monitorizar flujos en tiempo real y así mejorar la relación cliente-empresa, evitando hechos como la saturación de espacios y servicios.

Por ejemplo, mediante el empleo del Big Data, una compañía puede conocer el impacto que tuvo la promoción de determinado espectáculo o entretenimiento en el destino y saber más acerca del perfil de los asistentes. Y con esa información, los empresarios turísticos pueden tomar decisiones predictivas y adaptar sus estrategias en pos de cumplir las necesidades reales de la demanda.

Porque un mejor conocimiento del cliente puede dar como resultado un producto o servicio más adaptado a él y en conclusión, un cliente más satisfecho.

Así, el análisis de las conversaciones de los usuarios en las redes sociales en relación a la empresa turísticas, destinos y otros temas de interés, unido al rastreo y análisis de los datos generados por las compras de los viajeros en internet, duración de su estancia en lugares turístios, etc., puede ofrecer información sumamente importante para los planes futuros de captación y fidelización del cliente.

El análisis Big Data, por lo que hemos visto, puede ayudar a las empresas del sector turismo a realizar una gestión de su negocio más eficiente, menos costosa y más ágil, pues los datos permiten saber qué está ocurriendo en cada momento, para lograr reaccionar de una forma más eficiente y eficaz y también modificar campañas en función de predicciones de cómo van a responder los usuarios.

Los departamento de Marketing de empresas del sector turístico, como de cadenas hoteleras o de agencias de viajes, por ejemplo, se benefician con el análisis de los datos, pues mediante el mismo, pueden decidir si mantener o modificar cierta campaña en función de los resultados obtenidos.

Con Big Data las empresas turísticas pueden mezclar información resultante de opiniones en las redes sociales, información del clima, geolocalización, y muchas otras cuestiones, para mejorar productos y servicios o para promocionar nuevos, ya que los datos detectan las nuevas necesidades de loc clientes y sus intereses.

Con esos resultados, las empresas turísticas pueden enfocarse en brindar una experiencia de viaje más inteligente y personalizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario