miércoles, 5 de junio de 2019

¿Te imaginas viajar con Uber… en un submarino?

No cabe duda de que la empresa Uber no conoce límites, ya que presentó su nuevo servicio submarino de transporte llamado scUber. Y aunque sólo está disponible por tiempo limitado en Australia ya hay personas viajando desde todo el mundo para probarlo. ¿Te atreves?

Esta idea nace de la alianza de Uber con el estado australiano Queensland. Se trata de la primera experiencia submarina de viaje compartido en el mundo que se realizará en la Gran Barrera de Coral desde el 27 de mayo hasta el 18 de junio de este año.

Este servicio estará disponible para un número limitado de usuarios a través de la aplicación Uber y los afortunados tendrán la oportunidad de sumergirse en este hermoso mar, eso sí, sin la necesidad de una máscara de snorkel.

La directora Ejecutiva de Turismo y Eventos de Queensland, Leanne Coddington, mencionó a propósito de ello: “A finales de 2018, una investigación al consumidor identificó que explorar la Gran Barrera de Coral en un submarino era la experiencia de viaje futura más deseada. ScUber hace de este deseo una realidad y reafirma el compromiso del turismo de Queensland de brindar a los lugareños y visitantes formas verdaderamente asombrosas de explorar las maravillas de la naturaleza”.

La experiencia scUber tiene un costo de $ 3 mil dólares australianos (cerca de $40 mil pesos mexicanos) para dos viajeros e incluye:

Inicio y final de tu viaje en la ubicación predeterminada.
Paseo panorámico en helicóptero a Heron Island (para quienes inicien en Gladstone) o al pontón (base artificial flotante) Quicksilver Cruises en la costa de Port Douglas.
Una hora de viaje submarino.

“Debemos apostar por la biometría”: Gloria Guevara, CEO del WTTC

“Contar con más herramientas tecnológicas permitirá a los viajeros un tránsito más sencillo y rápido, prueba de ello es la iniciativa One ID de IATA, la cual busca lograr un proceso sin documentos basado en la gestión de identidad y el reconocimiento biométrico”, dijo Gloria Guevara, presidenta y CEO del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC).

One ID busca agilizar las comprobaciones de identidad y crear un flujo continuo de pasajeros, a través de la introducción de un programa integral, el cual permitirá identificarla en línea o en persona. Esto debe hacerse al nivel requerido en cada paso del proceso mientras se mantiene la privacidad de los datos personales.

“Me gustaría felicitar a la IATA por la iniciativa One ID, la cual apoyamos de todo corazón, así como la resolución en la Asamblea General de este año para alentar la globalización más rápida del reconocimiento biométrico de pasajeros. Insto a las aerolíneas a asignar recursos a esta iniciativa y a trabajar con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) y WTTC en todo el sector”, agregó.

Recordó que la tecnología biométrica es el futuro de los viajes. Permite operar con mayor seguridad y eficiencia. Así, recomendó a las aerolíneas apostar por este método, ya que representa el futuro del reconocimiento de viajes.

“Sabemos que, según la IATA, el número de viajeros aéreos se duplicará para 2037. Y está claro que no veremos un aumento del 100 por ciento en la infraestructura, por lo que es importante hacerlo bien. Aquellas empresas que apoyan y adoptan la biometría más pronto tendrán una ventaja competitiva en el mercado de aerolíneas”, finalizó.