Translate/Traductor

martes, 21 de abril de 2020

Ideas para comunicar en el sector turístico durante el confinamiento

Edición España. Gestionando la crisis
1.- Proveedores: es el momento de hablar de ellos. De dónde vienen los productos, por qué confiamos en ellos, de la apuesta por materias primas de calidad, ya sean de temporada o productos importados. Tanto para un restaurante como para un hotel, sus proveedores son parte de su imagen y de su sello de garantía.

2.- Historia. Puede ser la ocasión perfecta para hablar del origen del establecimiento, de sus misterios. Siempre hay anécdotas y curiosidades que rescatar de los comienzos, o de cómo y por qué surgió el proyecto. También se puede hablar del local, de detalles constructivos o históricos.

3.- Entorno: contar cómo es la zona en la que se ubica el hotel o restaurante. Ya que la empresa en cuestión no puede hablar sólo de sí misma, puede explicar dónde está y por qué, y qué valor le aporta esa ubicación.

4.- Equipo: el equipo está en pausa, así que es una buena oportunidad para presentárselo al público, contando qué hace cada persona para dar un mejor servicio. Además, esta iniciativa podría convertirse en una acción interna que sirva para animar y unir al personal, que también está pasando por un momento de incertidumbre muy complicado.

5.- Trucos: contar al público alguno de sus secretos. Recetas para que los seguidores o clientes puedan preparar alguno de sus platos estrella, trucos de cocina o consejos sobre cómo elegir las materias primas más adecuadas para cada plato son recursos muy bien aceptados por el público de restaurantes.

¿Y para los hoteles? Al público siempre le interesa lo que pasa entre bambalinas, por lo que puede ser un buen gancho contar algunos secretos “de hotel”: cómo preparar la bandeja de desayuno perfecta, cómo adornar una mesa y los distintos tipos de cabeceras o el truco para hacer bien las esquinas de la cama.

6.- Proyectos y retos: estos días son los mejores para poner la atención en los clientes y compartir con ellos cuáles son los propósitos o lecciones aprendidas en esta situación. Es positivo hacerles partícipes de proyectos y nuevas ideas que se quieran poner en marcha cuando vuelvan a abrir sus puertas. Implicarles desde el principio, e incluso escuchar sus sugerencias.

Lo más importante, como recomiendan desde Presscode, es “no dejar de comunicar durante este cierre temporal. Que los clientes se sientan acompañados durante esta etapa y se mantengan vinculados, formando parte, todos a una, de un proyecto global de unión en esta crisis y de pronta recuperación”.