Translate/Traductor

jueves, 7 de mayo de 2020

El turismo de venganza, esperanza para la recuperación

El turismo de venganza nace como reacción al periodo de confinamiento, porque tan pronto como podamos viajar, "lo haremos como animales"

Los primeros en beneficiarse de los viajes de los chinos a occidente serán Portugal, por su buena gestión, e Italia por su estrecha relación

Para los participantes en el webinar ha sido “un absoluto desastre” y “muy frustrante” cómo se ha gestionado la imagen de la marca España

El turismo de venganza nace, según ha explicado Antonio Teijeiro, como reacción al periodo de confinamiento al que nos hemos visto sometidos: “Siempre que la situación económica de cada uno lo permita, todos expresamos nuestro deseo de que tan pronto como podamos viajar, lo haremos como animales”. Prueba de ello es que las reservas en Beijing han crecido un 1.500% tras anular la necesidad de guardar cuarentena si se viaja desde regiones del país afectadas. “El turista chino quiere volver a viajar pero con seguridad”, lo que se hará extensivo al resto de mercados.

Con esta tendencia como base, como ha detallado Teijeiro, las previsiones indican que en China el turismo nacional se recuperará en el tercer trimestre del año, potenciado también por la unificación de las medidas aplicadas en Hong Kong y Macao, si bien la vuelta de las manifestaciones puede lastrar la ocupación hotelera. De hecho, de cara al puente de mayo el turismo nacional ha renacido tras controlar el brote de coronavirus.


La recuperación del turismo a otros destinos asiáticos llegará entre el tercer y cuarto trimestre, sobre todo a los países que mejor han lidiado con la pandemia y que ya han sugerido crear un corredor turístico encabezados por Austria, pero que también incluiría Singapur, Taiwan, Nueva Zelanda o Australia.

Para los viajes del mercado chino a occidente habrá que esperar a finales de año; viajes de los que se beneficiarán países con una buena gestión de la crisis como Portugal, o con estrechas relaciones con China como Italia. No será el caso de España, donde este mercado apenas representa un 1% de las llegadas -en el último año 869.000, frente a los dos millones de chinos que cada año reciben países como Francia, Italia o el Reino Unido-, pese a ostentar un gasto medio un 143% superior a la media en nuestro país.

Antonio Teijeiro asegura que “China es el futuro” para el turismo español como parte de la estrategia imprescindible de diversificación de mercados, a pesar de carecer de “una línea estratégica de captación del turista chino”

Staycations también en Singapur
El turismo de venganza también está llamado a desempeñar un importante papel en Singapur, donde confían en que cuando finalice su confinamiento el 1 de junio su población opte mayoritariamente por disfrutar de las vacaciones en el país, practicando las llamadas staycations, para compensar la ausencia de llegadas procedentes de sus principales mercados internacionales, Estados Unidos, Europa y Rusia, cuyos residentes no van a poder viajar.

Así lo cree Fernando Gibaja, delegado de la AEDH en Singapur y director del Hotel Capella, quien considera que esta tendencia permitirá paliar, al menos en parte, la caída de resultados que se produjo con el estallido de la crisis en plena temporada alta, coincidiendo con la celebración del Año Nuevo Chino, en un ejercicio que iba a ser histórico para el destino, con incrementos considerables hasta ese momento en ocupación, número de eventos e ingresos.

Pero el 20% de la demanda de su hotel es clientela local, sólo por detrás de la china (25%), y junto a la japonesa y la coreana suman entre un 60% y un 70% de sus clientes, por lo que aún hay lugar para la esperanza.

Sin mercado nacional en Emiratos Árabes
Sin embargo hay otros países como Emiratos Árabes que no pueden confiar en el cliente nacional como palanca de recuperación porque, en palabras de Manuel García, director del Millennium Place Dubai Marina, simplemente “no existe, con un 85% de la población de expatriados, que o viajan fuera o a su casa, y sólo un 15% de residentes locales. El 90% del negocio depende de los viajeros internacionales que se desplazan hasta aquí por ocio o por negocios; un segmento que va a experimentar un giro de 180 grados por la generalización de las tecnologías que nos están permitiendo mantenernos en contacto en este confinamiento”.

Marca España
No obstante, en lo que han coincidido todos los participantes en este webinar ha sido en definir como “absoluto desastre” y “muy frustrante” cómo ha gestionado el Gobierno la imagen de la marca España en esta crisis. Para Teijeiro “hemos perdido la oportunidad de implantar una certificación para garantizar la seguridad en nuestros establecimientos, como ya han hecho Singapur y Portugal”.

Y es que, ha añadido, “es una pena muy grande porque somos una potencia turística mundial y la imagen que estamos dando no es nada positiva. Ahora mismo la marca España no existe y eso tendrá consecuencias porque saldremos muy mal parados de todo esto”. En esta misma línea Manuel Vegas, presidente de AEDH, ha confirmado que “si el turismo es imagen, desde luego la recuperación va a ser difícil”.


Cristina García, experta en Marketing Turístico en Francia, aboga por “observar qué están haciendo los países que lo están haciendo bien, copiar las mejores prácticas e implementarlas para intentar salir lo menos perjudicados posible”

Sólo hay una debilidad, que se convierte en fortaleza y nos puede “salvar” ya que, como constata Teijeiro, “en los ámbitos internacionales España está pasando bastante desapercibida porque no se habla demasiado de nosotros. Es el momento por tanto de construir esa marca, pero tenemos mucho que aprender de los mejores. Es benchmarking”.