Translate/Traductor

martes, 21 de julio de 2020

Cómo el coronavirus ha cambiado la gastronomía en los hoteles

Edición España. Entrevista a Javier Bello, director de F&B de Accor
Lo primero que ha querido dejar claro Javier Bello es que “los hoteles tampoco han tenido que aplicar tantas medidas nuevas porque muchas de ellas ya las cubrían con el APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control), tan sólo las referidas a la mascarilla y al mantenimiento de la distancia social”. La seguridad por tanto ya estaba plenamente garantizada en los establecimientos españoles mucho antes del coronavirus.Javier Bello ha subrayado que “la seguridad en los hoteles se da por hecho, no hay que vender seguridad sino innovar para aplicar las nuevas normativas salvaguardando la experiencia del cliente, que se muestra más comprensivo ante la situación que estamos viviendo”.El picnic para las “Open Air Meetings” ofrece un menú fresco y saludable en porciones individuales para poder hacer un alto en el camino durante la reunión y disfrutar del aire libre.El responsable de Alimentación y bebidas de Accor considera que “vamos hacia una comida de más calidad, más sana, reduciendo la cantidad pero aumentando la calidad”. Precisamente es una de las características de su nuevo bufé asistido, donde se colocan menos productos pero de más calidad y es el personal el que manipula las opciones elegidas por el cliente, al que se las entregan al finalizar el recorrido.Se da la circunstancia además de que con este tipo de servicio se ha comprobado que el cliente se sirve menos cantidad de producto, lo que también es positivo para reducir residuos. En esta misma línea los establecimientos de la cadena en España que ya trabajaban con Too good to go han retomado su actividad con la aplicación, con la que Accor quiere reducir un 30% el desperdicio de alimento en sus hoteles.Para Javier Bello el futuro del bufé pasa por una modalidad híbrida de servicio asistido con porciones individualizadasAdemás de la adaptación del bufé han apostado por innovar en su oferta gastronómica, por ejemplo con su producto “All in one” que consiste en bandejas de diseño con una pequeña porción representativa de distintos platos del menú, varios primeros y un segundo, todo saludable, ligero, local, de temporada y ecológico. De este modo se concentra el servicio en mesa, evitándose parte de la manipulación del menaje.La oferta gastronómica ha evolucionado asimismo para convertirse en un elemento fundamental de su producto “Open Air Meetings” de reuniones al aire libre con su opción de picnic, que también incorpora productos frescos y saludables para degustarlos y recargar energías en los recesos de estos encuentros pospandemia, como hemos visto en Los hoteles adaptan la experiencia MICE a la era poscoronavirus.

WTTC: Tantas regulaciones de viajes comienzan a generar confusión

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) ha pedido que las normas de viaje sean más coherentes y que lo que los países europeos aconsejen en torno a la Covid-19 ayude a evitar confusión entre los viajeros y los turistas.

Quienes viajan a Europa por primera vez desde que empezaron a disminuir las restricciones de viaje, se encontraron con un desconcertante conjunto de diferentes tipos de normas y consejos de viaje, y cada país del continente está saliendo de la pandemia de Covid-19 en diferentes etapas, lo que está retrasando la recuperación.

El desigual mosaico de restricciones y normas de las fronteras nacionales de COVID-19 a través de una supuesta zona única de Schengen es un elemento disuasivo para el movimiento transfronterizo.

Las innecesarias e inconsistentes restricciones fronterizas están disuadiendo a los viajeros y suprimiendo el resurgimiento de los viajes y el turismo. El retorno del sector es urgentemente necesario para regenerar los destinos y actuar como catalizador de la recuperación económica mundial.

Las investigaciones del WTTC muestran que cada aumento del 2,7% en los viajeros generaría o recuperaría un millón de puestos de trabajo en el sector. Los gobiernos, si trabajan conjuntamente con las medidas coordinadas adecuadas, podrían estimular un aumento de los viajes de hasta un 27%, recreando así una enorme cantidad de 10 millones de puestos de trabajo en el sector de los viajes y el turismo.

Es evidente la confusión de los consumidores con respecto a las normas de viaje, como el uso de máscaras faciales. En algunos países, como Francia y Alemania, es obligatorio para el transporte público, pero sólo se recomienda en Noruega y Suecia. Mientras tanto, en Malta, las máscaras deben ser usadas en todos los lugares públicos mientras que en Polonia no lo son si la gente puede respetar el distanciamiento físico.

Los consejos médicos, incluidos los de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, son claros en cuanto a que el uso de máscaras faciales ayuda a reducir el riesgo de transmisión hasta un 90%, protege al usuario y a quienes lo rodean, y restablece una mayor sensación de normalidad en los viajeros.

Sin embargo, el WTTC advierte que, a menos que los gobiernos europeos hagan un mayor esfuerzo para alinear sus políticas, esto hará que la frágil recuperación tartamudee y se ralentice, poniendo en peligro 16 millones de puestos de trabajo en el sector de los viajes y el turismo.

La presidenta y directora general del WTTC, Gloria Guevara, dijo: "El WTTC hace un llamamiento a todos los jefes de Estado europeos para que se unan en beneficio de los millones de personas que dependen de este sector en Europa; tanto viajeros como trabajadores... Este clima de incertidumbre para los viajeros y veraneantes es lo último que necesitan en un momento en que el sector de viajes y turismo pide a gritos coherencia. El restablecimiento de la confianza de los consumidores, durante la temporada más importante del año en una de las regiones más grandes del mundo para los viajes y el turismo no puede ser subestimado".

El WTTC ha publicado recientemente una guía de diez puntos para viajeros para un viaje seguro y sin problemas que incluye pruebas y rastreo de contactos para asegurar que la gente pueda disfrutar de un viaje seguro en la "nueva normalidad".

El turismo regresa en todo el mundo... pero cerca de casa

En muchas partes del mundo, los viajeros están saliendo de nuevo. Pero se quedan más cerca de casa, impulsando un bien acogido repunte del turismo, ya que pocos tienen la capacidad de aventurarse a destinos lejanos.

La pandemia del coronavirus ha abierto un agujero en los 9 billones de dólares que genera la industria turística mundial. Durante meses esta primavera, la gente apenas podía aventurarse al aire libre, y mucho menos salir de vacaciones. Eso ha creado una demanda de viajes acumulada que se está destapando localmente a medida que se levantan los cierres y se dispersan los fondos de estímulo.

El aumento del turismo interno no reemplazará completamente los ingresos anteriores a la pandemia, y algunos turistas locales se han enfadado con los extranjeros que posiblemente traigan el virus con ellos. Pero es un impulso importante después de meses en los que casi no se gasta en viajes, dicen los economistas y las empresas.

La industria de los viajes y el turismo, en un escenario de referencia, se proyecta que este año disminuya en un 40%, o aproximadamente 3,5 billones de dólares, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, un grupo comercial, en un informe de junio. Los visitantes extranjeros se reducirían a más de la mitad, según el grupo, mientras que los viajeros nacionales caerían en un tercio.

Pero la actividad de viajes que casi desapareció durante meses esta primavera, ahora se está recuperando. Airbnb superó recientemente el millón de reservas globales un día antes de este mes, la primera vez desde marzo, dijo la compañía.

En algunos casos, los turistas nacionales están creando tensión, especialmente entre los locales que no se sienten preparados para recibir a los visitantes mientras el coronavirus sigue circulando.

El número de estadounidenses que planean viajes al extranjero ha bajado al nivel más bajo de esta década, según los datos de los consumidores publicados el mes pasado por el Conference Board, un grupo de expertos en negocios con sede en Nueva York.

"La gente quiere viajar, eso es innato", dijo el Sr. Lehane, el ejecutivo de Airbnb. "En muchos sentidos, debido a que la gente estuvo encerrada durante tanto tiempo, ese deseo e interés en las conexiones humanas sólo se reforzó".