lunes, 4 de enero de 2021

Ciudad de México comienza el 2021 sin plásticos de un solo uso


 Este 1 de enero entró en vigor la prohibición de comercializar, distribuir y entregar plásticos desechables de un solo uso en Ciudad de México (CDMX). La medida hace parte de la reforma a la Ley de Residuos Sólidos.

“Queda prohibido por cualquier motivo la comercialización, distribución y entrega de productos fabricados total o parcialmente de plásticos, diseñados para su desecho después de un solo uso, excepto los que sean compostables, a partir del 1 de enero de 2021”, dice el documento legal.

En mayo de 2019, el Congreso local aprobó reformar la Ley de Residuos Sólidos de Ciudad de México. Hace un año, el 1 de enero de 2020, inició la vigencia de la prohibición a la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico de un solo uso.

La ley estableció que a partir de 2021 se prohibirían cubiertos (tenedores, cuchillos, cucharas), palitos mezcladores, platos, popotes o pajitas, bastoncillos para hisopos de algodón, globos y varillas para globos, vasos y sus tapas, charolas para transportar alimentos y aplicadores de tampones, hechos total o parcialmente de plásticos y diseñados para su desecho después de un solo uso, excepto los que sean compostables.

“El principal objetivo con esta prohibición que entra en vigor a partir de hoy es lograr un consumo responsable, en donde las y los capitalinos sean cada vez más conscientes y dejen de usar plásticos de un solo uso para no generar contaminación a la ciudad y al planeta. Se trata de que cada vez seamos más conscientes y dejemos de usar plásticos desechables para no generar contaminación a la ciudad y al planeta”, aseguró Andrée Lilian Guigue Pérez, directora general de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de CDMX.

La Sedema informó que desde el mes pasado adelantó la campaña “Ciudad sustentable, adiós a los desechables”, la cual busca sensibilizar y crear conciencia sobre la eliminación del uso cotidiano de estos productos.

4 tendencias que perfilarán los viajes de negocios en 2021


 A medida que los programas de vacunación mundial se aceleran, las empresas de todo el mundo comienzan a planificar el regreso a los viajes en 2021. Aunque es difícil predecir cómo serán los próximos 12 meses, hay claras tendencias que surgen a raíz de COVID-19.

Algunas fueron provocadas por la pandemia, otras fueron aceleradas por ella y otras fueron suprimidas en 2020, pero resurgirán una vez que se restablezca la estabilidad.

Para los gerentes de viajes que buscan construir un sólido programa de retorno a los viajes, reconocer y adaptarse a estas tendencias será una parte esencial para construir la confianza del viajero y reintroducir las reuniones en persona.

1. Los viajes no gestionados serán "gestionados"

El caos masivo y la confusión causados por COVID-19 han fortalecido la resolución del gerente de viajes de reducir significativamente, si no prohibir, los viajes no gestionados por completo.

Si los viajeros reservan vuelos y hoteles directamente a través de sitios de terceros, no tienen acceso a las alertas y avisos de la empresa sobre salud e higiene en su destino ni a la tecnología que permite a su empleador contabilizarlos rápidamente y ponerse en contacto con ellos en caso de crisis.

Tal vez no resulte sorprendente que una reciente encuesta instantánea realizada en la Comunidad Egencia Connect, un lugar donde los directores de viajes pueden compartir información y prácticas recomendadas, revelara que en los casos en que las compañías no exigen el uso de una TMC o una herramienta de reserva de viajes, los directores de viajes creen que ahora hay más apoyo ejecutivo para hacerlo.

viaje de negocios

2. Los gestores de viajes se convertirán en asesores de confianza del CEO

El cómo y el cuándo los empleados regresan a los viajes es una prioridad del CEO en 2021, proporcionando una oportunidad única para que los gerentes de viajes actúen como su asesor de confianza. Una encuesta realizada en septiembre de 2020 entre los clientes de Egencia reveló que el 54% de los directores de viajes tiene ahora "más compromiso con el liderazgo ejecutivo", lo que supone un salto del 50% en comparación con la situación anterior a la reunión de COVID.

En los próximos trimestres, los directores ejecutivos seguirán recurriendo en gran medida a los directores de viajes para que les orienten sobre cómo recuperar la confianza de su personal de viajes de forma segura y responsable. Esta es una oportunidad para que los profesionales de los viajes aumenten su influencia dentro de su organización, así como para educar a la alta dirección en las estrategias, políticas y herramientas necesarias para prosperar en una nueva normalidad.

3. Los programas de viajes irán desde el precio hasta la experiencia del empleado

Los programas de viajes de negocios se han centrado históricamente en el control de los costos, pero en 2021 habrá un cambio importante hacia el bienestar del viajero y el deber de cuidado. Las escenas caóticas en los aeropuertos en febrero, cuando el virus comenzó a propagarse, han recordado a los altos ejecutivos el peso de la responsabilidad que tienen sobre sus hombros para proteger a su fuerza de trabajo que viaja. También ha golpeado la confianza de los viajeros que necesitarán políticas más empáticas y apoyo práctico para volver a viajar.

Los gerentes de viajes responderán relajando ciertas políticas como permitir que los empleados tomen un taxi desde el aeropuerto en lugar de usar el transporte público. También aumentarán su inversión en tecnologías que apoyen a sus empleados mientras están de viaje y les permitan responder de forma dinámica a un panorama de restricciones y reglamentos en constante cambio. Entre ellas figuran las alertas y los avisos integrados directamente en la ruta de reserva, las herramientas de seguimiento de los viajeros y los asistentes virtuales con tecnología de inteligencia artificial.

4. Las tarjetas virtuales y las políticas impulsadas por la inteligencia artificial aumentarán su popularidad

El año 2020 debería haber sido el año de la ruptura de las tarjetas virtuales con una serie de importantes actores de la industria que sacan ofertas. Espere ver un aumento de su popularidad en 2021, ya que las organizaciones buscan proteger los gastos de los programas de viajes y reducir el fraude, así como aliviar la carga financiera de los empleados que podrían estar endeudados o con dificultades financieras a raíz de la pandemia.

De manera similar, la política impulsada por la inteligencia artificial surgirá como una forma de hacer más inteligentes los programas de viajes. Por ejemplo, los topes dinámicos de las tarifas de los hoteles que aprovechan la ciencia de los datos para determinar el precio máximo que un viajero debe pagar por una habitación en un momento determinado estaban empezando a imponerse antes de que se produjera la pandemia. Estos topes aumentarán su popularidad en 2021 a medida que las empresas buscan reducir los costos sin el esfuerzo necesario para negociar una tarifa preferencial directamente con un proveedor.

Dwight Eisenhower dijo una vez: "Los planes son inútiles, pero la planificación es indispensable". Si bien el año 2020 nos ha enseñado que es imposible predecir el futuro, es importante que la industria anticipe las tendencias que darán forma al sector una vez que se reanude el "business as usual".

Las organizaciones más exitosas pondrán al viajero firmemente en el centro de sus planes y aprovecharán las oportunidades emergentes que la interrupción suele crear.

Los nuevos términos de viajes acuñados en el 2020

 


Mucho se ha hablado de este 2020, y no es para menos. Ha dejado de todo, y dentro de lo mucho que ha dejado, ha enriquecido el léxico en todos los idiomas en la medida en que viajeros y agentes de viajes, hoteleros y operadores aéreos, han ido acuñando términos ante el desencadenamiento de los acontecimientos.

A la industria del turismo le encanta su jerga y sus palabras de moda, las palabras y frases que rápidamente se convierten en elementos básicos del léxico del viajero y del proveedor de servicios turísticos. 

Dentro de los neologismos que hemos incorporado a nuestro vocabulario, Caribbean News Digital pasa revista a los que quizás sean los más sobresalientes.

Burbuja de viajes

La idea que se planteó por primera vez a principios de mayo, entre Nueva Zelandia y Australia, es que los países y regiones que han hecho un buen trabajo en la reducción y el mantenimiento de bajos casos de casos de coronavirus -o que no tenían altos índices de infectados- podrían abrir los viajes transfronterizos entre sí después de abrir los viajes nacionales. Los ciudadanos pueden circular libremente y sin cuarentena entre los países que tengan un acuerdo de este tipo. Quizás la idea se está esfumando en el 2020 más rápido que las burbujas en el champán, y ha sido debido a las nuevas oleadas de contagio. O al menos está detenida por el momento.

Nueva normalidad

Tal vez es demasiado eufemístico porque nos hemos aferrado a la idea de que existía normalidad antes de la pandemia, pero no es así del todo. Ataques terroristas de diferentes magnitudes, desastres naturales, otras pandemias y muchos otros problemas de variadas naturalezas nunca han permitido hablar de “normalidad” real. Pero el término surgió, se entronizó en la mente de todos y ahora, ¿quién puede negar que queremos entrar en una nueva normalidad?

Flexcation

Se llama flexcation (acrónimo en inglés de flexible vacation, es decir, vacaciones flexibles), una tendencia de viaje emergente en la que las familias reservan viajes de vacaciones más tarde en determinados meses del año -como el verano o las temporadas altas de los destinos- consideran la posibilidad de quedarse más tiempo para mezclar el trabajo y el ocio, y a menudo obtienen un mejor valor en lugares de gran demanda.

Vaxication

Es probable que los viajeros necesiten y deban estar preparados para mostrar pruebas de que recibieron la vacuna contra la Covid. También es probable que los viajeros internacionales o los que viajen para asistir a ciertos negocios o eventos especiales, necesiten tener sus registros de salud disponibles para poder volar o entrar a ciertos lugares. La demanda acumulada de viajes y el deseo de celebrar por estar vacunado llevará a una tendencia denominada "vaxication", un término acuñado por la firma norteamericana MMGY para denotar la tendencia de viajar vacunado una vez que se levanten las restricciones.

Sin contacto

Antes de la crisis, una marca de verdadera hospitalidad era el servicio de "alto contacto". Pero durante la pandemia, todo el mundo quería "poco contacto". La tendencia de la tecnología sin contacto o “touchless” nos dejó con sentimientos encontrados. Por un lado, cualquier cosa que acelere la facturación de hoteles y vuelos es una ganancia segura. Pero nos preocupa que al eliminar los rostros humanos al otro lado del viaje, las experiencias se sientan más desalmadas, tanto para los viajeros como para los trabajadores del sector.

Confinamiento

La némesis de los viajes, el confinamiento, es un requisito para que las personas se queden donde están, generalmente en sus casas, debido a riesgos específicos para ellos mismos o para otros si se movieran libremente. El término "quedarse en casa" o “quédate en casa” se hizo viral este año, y hasta fue quizás el hashtag más empleado en las redes sociales. Ah, y tiene antónimo: desconfinamiento.

Las redes sociales y su nuevo papel en el turismo del 2021


 Los medios de comunicación social, o redes sociales, se han convertido en un salvavidas durante la pandemia, y la gente recurre a sus dispositivos para conectarse con familiares, amigos y colegas lejanos. 

Las estadísticas sociales relacionadas con la COVID-19 son asombrosas: un salto del 10% desde el comienzo de 2020, más de la mitad del mundo está ahora activo en las redes sociales.

Estamos hablando de 4.000 millones de personas que pasan una media del 15% de su tiempo diario navegando por las redes sociales. En Europa Occidental, el recuento mensual de usuarios de Instagram triplicó las estimaciones pre-pandémicas, impulsando esa plataforma a más de mil millones de usuarios nuevos. Se observaron tendencias similares en otras plataformas, como Facebook, Snapchat y TikTok, que registraron picos masivos de uso.

El empleo creciente de las redes sociales es un punto brillante para las marcas que buscan comprometerse con los consumidores mientras están atrapados en sus hogares. La pandemia ha acelerado el cambio a lo digital, lo que ha dado lugar a un aumento del 61,7% en la inversión publicitaria en las redes sociales durante el tercer trimestre de 2020.

Entonces, ¿cómo se desarrollará todo esto en 2021? Las redes sociales seguirán siendo una poderosa herramienta de comunicación y de marketing de marca. Con lo social en el centro del compromiso del consumidor, es hora de que las empresas turísticas se preparen para el año que viene.

El 2020 fue un año desafiante no solo económicamente, sino también en lo mental, lo físico y lo espiritual. Y eso ha pasado factura, lo que ha llevado a un mayor enfoque en el bienestar. Los viajeros ya están investigando experiencias relacionadas con el bienestar que restauran y rejuvenecen. Términos como "inmersivo", "viaje consciente", "sensorial" y "local" están actualmente de moda y son tendencia en las redes sociales.

Los viajeros aún no se sienten cómodos recibiendo tratamientos de terapia directa o en interiores y están buscando oportunidades de “recargar las baterías” y restaurarse a través de comodidades alternativas que ofrecen los centros turísticos. Las ofertas de bienestar en las propiedades que conectan a los huéspedes con la naturaleza de una manera “socialmente distante”, como el yoga al aire libre o los baños de sonido, tienen prioridad en las decisiones de planificación y compra.

A mediados de 2021, a medida que las vacunas se generalicen, los viajeros recurrirán a tratamientos de spa y otras experiencias de bienestar en interiores. 

El público se ve impulsado a comprometerse con marcas que valoran el impacto social, ya sea directamente a través de su producto o a través de una causa relevante. Esto es especialmente así entre los millennials, un grupo demográfico que está preparado para viajar más en el próximo año. El 75% de los millennials espera que las marcas tomen una postura importante en los temas sociales que más les importan. Las marcas que pueden hablar de estos temas de forma genuina y consigan ayudar a los huéspedes a hacer la diferencia, tendrán ventaja en 2021. 

Además, la sostenibilidad y el ambientalismo son claves. La pandemia desencadenó un debate mundial sobre el turismo regenerativo, que pone la preservación local por delante de los imperativos económicos.

Muchos destinos planean reabrir sus economías turísticas de manera que no sacrifiquen el bienestar del medio ambiente o de los ciudadanos locales.  Este tema es una oportunidad de gran impacto y visibilidad para el año que viene.

Con el comercio electrónico, las redes sociales se convierten en una parte integral de la experiencia de compra. Las herramientas y capacidades de compra continuarán evolucionando a medida que los consumidores se vuelvan a lo social como su nuevo mercado de destino. Esto incluye comentarios de amigos, así como recomendaciones de personas influyentes que -valga la redundancia- influyen en las decisiones de compra.

Las lecciones que deja el 2020 para el sector del turismo

 


Este año ha sido impredecible y ha cambiado todo en la industria del turismo. 

Desde la confianza del viajero hasta los presupuestos, pasando por las políticas y procedimientos, el 2020 ha obligado a las marcas y destinos a dar un giro a sus estrategias y ofertas, creando nuevas formas para adaptarse a las necesidades de los viajeros. 

Estos cambios han creado una nueva normalidad tanto para los viajeros como para los agentes de viajes. Para las juntas de turismo, esto significa encontrar nuevas formas eficientes de obtener resultados dentro de presupuestos limitados. Sin embargo, la mayor amenaza para el éxito de la comercialización de los destinos en 2021 son las métricas obsoletas que muchas organizaciones continúan utilizando. 

Parece ser hora de establecer una nueva norma para que las campañas digitales recauden ingresos en el próximo año. La mayoría de las juntas de turismo asignan el gasto digital a la respuesta directa, o a campañas que inspiran a los viajeros potenciales a tomar medidas inmediatas. Las métricas de respuesta directa incluyen visitas a sitios web, índices de clics e impresiones. 

Como los presupuestos generales seguirán disminuyendo en 2021 y los viajeros continuarán dudando si hacer reservas o no, es probable que los destinos tengan que considerar más campañas de marca digital. 

Las campañas de marca digital son menos costosas, más flexibles y más fáciles de rastrear. Pero estas campañas también requieren diferentes métricas, incluyendo el valor de vida del cliente, la promoción, las búsquedas incrementales y muchos datos más. 

Si bien el año 2020 fue ciertamente una anomalía, hay una serie de tendencias y puntos clave que resultarán valiosos en 2021. Las aerolíneas han tenido que reinventarse a sí mismas con un enfoque de “salud y seguridad primero”. 

Más viajeros están priorizando los viajes domésticos por encima de los internacionales, y eso no cambiará probablemente durante la mayor parte de 2021. Como resultado, los destinos deben considerar diferentes conjuntos de datos al determinar un mercado objetivo. Por ejemplo, la combinación de los datos de vuelos de 2019 con las actuales búsquedas y reservas de hoteles nacionales puede ayudar a los destinos a priorizar el gasto publicitario. 

Además, en los viajes nacionales se está haciendo más hincapié en aspectos como la oferta de alimentos, ya que el 36% de los viajeros dice que quiere disfrutar de la tarifa local el año próximo. 

Esto da a los comerciantes la oportunidad de pensar localmente y crear campañas basadas en el interés de los viajeros que no se suben a un avión. 

Un mayor número de viajeros se muestran ahora indecisos a la hora de hacer las maletas para los viajes internacionales, y es probable que esto continúe durante el próximo año. Sin embargo, sus preferencias actuales se han desplazado hacia destinos nacionales menos conocidos. 

La marca desempeñará un papel fundamental en la recuperación, y las campañas de marca requieren estrategias a largo plazo. 

Ahora más que nunca es importante que los destinos construyan modelos de negocio sostenibles. Esto no sólo incluye explorar tácticas de comercialización más eficientes, sino que también significa trabajar para establecer relaciones a largo plazo con las comunidades locales y atender a las preferencias de los viajeros. 

Además, los viajeros buscan experiencias más sostenibles, que incluyen centrarse en los destinos que se pasan por alto, pasar más tiempo en un lugar y viajar durante las horas de menor afluencia.

La clave para la recuperación del turismo de destino es la colaboración, que incluye la asociación con entidades como la Organización Mundial del Turismo (OMT) y la Comisión Europea de Viajes (ETC). 

La OMT considera a las "asociaciones" como uno de sus objetivos clave para lograr prácticas comerciales sostenibles. Si bien la asociación con organizaciones es clave, también incluye la asociación con competidores anteriores, como ciudades vecinas, hoteles y más. 

Acelerar la recuperación significa que los destinos deben ajustarse a la nueva normalidad de los viajes. Los destinos deben adoptar un enfoque multisectorial, basado en los datos, para poder así “estirar” los presupuestos y crear un modelo sostenible para el futuro.

Para viajar en el 2021 hará falta un pasaporte de vacunación

 


Ahora que las vacunas contra el coronavirus comienzan a extenderse por el mundo, mucha gente puede comenzar a soñar con el día en que puedan nuevamente viajar, ir de compras y ver una película en un cine. Pero para poder hacer esas actividades, es posible que necesiten algo más además de la vacuna: un pasaporte de vacuna.

Varias empresas y grupos tecnológicos han comenzado a desarrollar aplicaciones para teléfonos inteligentes o sistemas para que las personas carguen los detalles de sus pruebas y vacunas de Covid-19, creando credenciales digitales que podrían ser mostradas para entrar en lugares de conciertos, estadios, cines, oficinas o incluso países.

Common Trust Network (Red de Fideicomiso Común), una iniciativa de la organización sin fines de lucro The Commons Project, con sede en Ginebra, y del Foro Económico Mundial, ya se ha asociado con varias aerolíneas, entre ellas Cathay Pacific, JetBlue, Lufthansa, Swiss Airlines, United Airlines y Virgin Atlantic.

La aplicación CommonPass creada por el grupo permite a los usuarios cargar datos médicos, como el resultado de una prueba de Covid-19 o, eventualmente, una prueba de vacunación de un hospital o un profesional médico, generando un certificado de salud o un pase en forma de código QR que puede mostrarse a las autoridades sin revelar información sensible. Para los viajes, la aplicación enumera los requisitos de los pases sanitarios en los puntos de salida y llegada en función de su itinerario.

Las grandes empresas tecnológicas también están entrando en escena. IBM desarrolló su propia aplicación, llamada Digital Health Pass, que permite a las empresas y lugares de reunión personalizar los indicadores que necesitarían para entrar, incluyendo pruebas de coronavirus, controles de temperatura y registros de vacunación. Las credenciales correspondientes a esos indicadores se almacenan en una cartera móvil.

En un esfuerzo por hacer frente al desafío de retornar a la normalidad después de que las vacunas se distribuyan ampliamente, es posible que los desarrolladores tengan que afrontar ahora otros desafíos, que van desde cuestiones de privacidad hasta la representación de la eficacia de las diferentes vacunas. Pero el desafío más apremiante puede ser simplemente evitar la aplicación desarticulada y el éxito desigual del anterior intento tecnológico de abordar la crisis de salud pública: las aplicaciones de rastreo de contactos.

pasaporte de vacunación

Al principio de la pandemia, Apple y Google dejaron a un lado su rivalidad con los teléfonos inteligentes para desarrollar conjuntamente un sistema basado en Bluetooth para notificar a los usuarios si habían estado expuestos a alguien con Covid-19. Muchos países y gobiernos de todo el mundo también desarrollaron y utilizaron sus propias aplicaciones.

Para fomentar una mejor coordinación esta vez, la Fundación Linux se ha asociado con la Iniciativa de Credenciales Covid-19, un colectivo de más de 300 personas que representan a decenas de organizaciones en los cinco continentes y también está trabajando con IBM y CommonPass para ayudar a desarrollar un conjunto de normas universales para aplicaciones de credenciales de vacunas.

Parte de la garantía de un uso amplio de los pasaportes de vacunas es la contabilización del gran subconjunto de la población mundial que todavía no utiliza o tiene acceso a los teléfonos inteligentes. Algunas empresas de la Iniciativa de Credenciales Covid-19 también están desarrollando una tarjeta inteligente que se sitúa a medio camino entre los tradicionales certificados de vacunas en papel y una versión en línea que es más fácil de almacenar y reproducir.

Una vez que se tenga un pasaporte de vacunas, las compañías tendrán que asegurarse de que la gente se sienta cómoda usándolo. Eso significa enfrentar las preocupaciones sobre el manejo de la información médica privada.

CommonPass, IBM y la Fundación Linux han enfatizado en la privacidad como elemento central en sus iniciativas. IBM dice que permite a los usuarios controlar y consentir el uso de sus datos de salud y les permite elegir el nivel de detalle que quieren proporcionar a las autoridades.

Con vacunas fabricadas por múltiples compañías a través de varios países y candidatos vacunales en diferentes etapas de desarrollo, hay muchas variables que los fabricantes de pasaportes tendrán que tener en cuenta.

PRESENTA MIGUEL TORRUCO EXPECTATIVAS DE LA INDUSTRIA TURÍSTICA PARA 2021

 


Con el monitoreo de setenta destinos del país, la Secretaría de Turismo federal elaboró proyecciones con tres escenarios diferentes: Optimista, Conservador y Pesimista.

●      Todos pronostican la recuperación del sector, pero el grado de avance dependerá de cómo evolucione la crisis provocada por la pandemia del Covid-19.

●      En el mejor de los casos planteados, el próximo año llegarán a México 42.7 millones de turistas internacionales, que se estima dejarán una derrama económica de 17 mil 379 millones de dólares.

El secretario de Turismo del Gobierno de México, Miguel Torruco Marqués, dio a conocer las expectativas de recuperación de este sector en el año 2021, por lo cual la dependencia a su cargo elaboró tres distintos escenarios para los principales indicadores turísticos.

Los probables escenarios se dividen en Optimista, Conservador y Pesimista, los cuales se darán de acuerdo a como el próximo año evolucione la crisis provocada por la pandemia del Covid-19, pero aun en el peor de los casos la tendencia será positiva con respecto a lo registrado en el 2020.

El titular de Sectur señaló que de las proyecciones resultado del monitoreo de setenta destinos turísticos, en el rubro de ocupación hotelera el escenario Optimista pronostica un promedio anual de 57.7 por ciento, lo que representa 3.6 puntos porcentuales menos que lo registrado en 2019; el Conservador sería de 53.1 por ciento, 8.2 puntos porcentuales por debajo de 2019; y el Pesimista, alcanzaría el 49.9 por ciento, una baja de 11.4 puntos porcentuales con respecto a 2019.

En cuanto al consumo por hospedaje, el Optimista estima casi 294 mil millones de pesos, 17 mil millones de pesos por debajo de 2019; el Conservador, poco más de 270 mil millones de pesos, 41 mil millones de pesos menos que en 2019; y el Pesimista está ligeramente arriba de los 254 mil millones de pesos, que significa 57 mil millones de pesos menos que en 2019.

Para la llegada de turistas internacionales, el escenario Optimista proyecta 42.7 millones, lo que representa un incremento de 16.8 millones sobre lo registrado en 2020, equivalentes a un alza del 65 por ciento; el Conservador marca 34.5 millones, 8.6 millones más que en 2020, lo que representa un aumento de 33.3 por ciento; en tanto que el Pesimista estima el arribo de 26.3 millones de turistas, sólo 425 mil más que en 2020, con una elevación de 1.6 por ciento.

Añadió que, respecto al gasto de visitantes internacionales en México, el escenario Optimista prevé que llegue a los 17 mil 379 millones de dólares, cinco mil 557 millones de dólares más que en 2020, equivalentes a un alza del 47 por ciento; el Conservador, quince mil 579 millones de dólares, superior en tres mil 757 millones de dólares que en 2020, lo que representaría un incremento de 31.8 por ciento; mientras que el Pesimista plantea un ingreso de trece mil 78 millones de dólares, mil 257 millones de dólares más que en 2020, es decir, un aumento de 10.6 por ciento.

Asimismo, el escenario Optimista indica que el próximo año la llegada de turistas provenientes de Estados Unidos vía aérea alcanzará los ocho millones 571 mil, esto es tres millones 390 mil más que lo estimado en 2020, equivalentes a un aumento de 65.4 por ciento; el Conservador, seis millones 359 mil turistas, un millón 177 mil más que en 2020, con un alza de 22.7 por ciento; en tanto que el Pesimista sería de cinco millones 234 mil, apenas 51 mil 800 por arriba de 2020, que equivalen a un incremento de uno por ciento.

Finalmente, respecto a la llegada de turistas provenientes de Canadá por avión para 2021, el escenario Optimista calcula que será de un millón 763 mil, que significa un incremento de 766 mil con respecto a 2020, es decir, 76.9 por ciento más; el Conservador señala el arribo de un millón 280 mil turistas, 283 mil más que en 2020, representando un alza de 28.4 por ciento; mientras que el Pesimista proyecta un millón 242 mil, cantidad superior en 245 mil turistas con respecto al presente año, equivalente a un aumento de 24.6 por ciento.

Las estimaciones para el cierre de 2020 indican que el porcentaje anual de ocupación hotelera será de 28.1 por ciento, 33.2 puntos porcentuales por debajo de 2019; el consumo turístico registrará los dos billones 141 mil 773 millones de pesos, 35.5 por ciento menos que en 2019; y el consumo por hospedaje cerrará en los 201 mil 460 millones de pesos.

De igual manera, el presente año concluirá con la llegada de 25.9 millones de turistas internacionales, 42.4 por ciento menos que en 2019; y una captación de divisas de once mil 821 millones de dólares, 51.9 por ciento por debajo de 2019; así como con el arribo aéreo de cinco millones 182 mil turistas provenientes de la Unión Americana, 50.7 por ciento menos que en 2019; y 996 mil 395 turistas procedentes de Canadá en avión, 56.9 por ciento por debajo de lo registrado el año pasado.